may 012014
 

NETmundial ha sido un acontecimiento notable e histórico. Para valorar y construir sobre ello en el futuro, es necesario reconocer sus logros, así como sus defectos.

Afirmando el “carácter público” de Internet: Ganancias y vacíos
La Declaración Multisectorial de NETmundial representa un avance sustancial hacia una gobernanza de internet impulsada por el interés público. Se reconoce Internet como un recurso común que debe gestionarse en favor del interés público. Habría sido preferible una mención a “Bien público”, o como denomina Neelie Kroes, “recurso global, común y público”, pero este es sin embargo un importante paso hacia la protección del carácter público de Internet.

En relación con esto está la afirmación del valor de la apertura e interoperabilidad, de la “innovación sin necesidad de permisos”, y la necesidad de apoyar el acceso público a Internet (una de las prioridades de APC). Es decepcionante sin embargo que la protección de los intermediarios de su responsabilidad legal no fuera mencionado como una condición previa para la protección de derechos como la libertad de expresión y de asociación, sino como vinculado a un “crecimiento económico, innovación, creatividad y el libre flujo de información”. No cabe duda de que este texto expresa el interés de la industria del entretenimiento. APC cree que este planteamiento abre la puerta a la exigencia de los intermediarios de Internet para hacer cumplir los derechos de propiedad intelectual de manera que interfieren con los derechos a la libertad de expresión y el acceso al conocimiento.

No se logró consenso sobre la neutralidad de la red, o el principio de la libre circulación de información y el flujo no discriminatorio de los paquetes de datos a través de la red. Esto resulta irónico, ya que este principio está contemplado en el “Marco Civil da Internet” (Marco Civil de Internet) de Brasil, promulgado por la presidenta Dilma Rousseff durante la apertura de NETMundial. Sin obviar los intereses comerciales en juego para evitar la inclusión de la neutralidad de la red como un principio, el debate también se complica por las distintas definiciones de lo que significa el concepto y de cómo se aplica en diversos contextos. Aplaudimos que la hoja de ruta Declaración NETmundial identifica neutralidad de la red como un espacio para el debate y esperamos que el Foro de Gobernanza de Internet (IGF), tome este tema en cuenta en un futuro próximo.

Nos hubiera gustado ver más referencia al desarrollo, justicia social, integración de las preocupaciones de las personas del mundo en desarrollo y el papel que Internet puede desempeñar para dar soporte a un mundo más justo y sostenible. Citando el inspirador discurso inaugural de Nnenna Nwakanma: “Internet se está convirtiendo rápidamente en el principal medio para la creación de riqueza. El ‘derecho al desarrollo’ debe incluir la justicia social. No basta con hacer un superficial “desarrollo de capacidades” para unas pocas personas. Estamos ante un mecanismo que permite al mayor número de personas ser incluidas, al mayor número de voces ser escuchadas, al mayor rango de talentos acceder a la innovación, y a la creatividad más profunda de la mente humana florecer. Para estos, tenemos que empezar a considerar Internet como un bien común público”.

¡Los derechos humanos se aplican dentro de la red y fuera!
NETmundial ha identificado que los derechos humanos fundamentales son principios fundamentales para la gobernanza de Internet y establece que los gobiernos tienen la responsabilidad específica para la defensa y protección de los derechos humanos individuales en Internet. Aplaudimos esto, pero creemos que la sección del documento sobre la hoja de ruta ha de considerar aspectos específicos de Internet en la protección de los derechos humanos con más detalle – en particular, los derechos necesarios para garantizar la libertad de expresión y asociación en Internet, tales como el derecho al anonimato y el derecho a utilizar el cifrado.

Profundizar la democracia en la gobernanza de internet de múltiples partes interesadas
Un avance más en el documento es el reconocimiento que la gobernanza de Internet debe ser democrática, así como de múltiples partes interesadas, y que lo primero no es necesariamente sinónimo de esto último. Se identificó la necesidad de mecanismos que garanticen la rendición de cuentas, revisión y reorientación de la gobernanza de internet, así como un equilibrio de género en las discusiones y toma de decisiones.

La Declaración NETmundial Multisectorial construye positivamente sobre la Agenda de Túnez, en el reconocimiento de que los grupos de interés no siempre tienen roles fijos, pero que estas “funciones y responsabilidades respectivas de las partes interesadas deben ser interpretadas de manera flexible en relación con el tema en discusión.” Esto facilita el camino para el debate constructivo de las funciones específicas de las partes interesadas en diferentes partes del ecosistema de la gobernanza de Internet, en relación con el tema y el proceso que se esté discutiendo. En otras palabras, en lugar de hablar de si los gobiernos deben tener un papel o no, podemos centrarnos en qué es este rol y dónde y cuando es más necesario.

La vigilancia masiva: El elefante que salió de la habitación
Lo más decepcionante es que la vigilancia masiva no fuera condenada con más fuerza en la versión final de la Declaración, con algunos participantes gubernamentales insistiendo en el último momento que la frase “la vigilancia de masas es fundamentalmente incompatible con el derecho a la privacidad y el principio de proporcionalidad” fuera eliminada del documento.

Teniendo en cuenta que el evento surgió de la indignación tras las revelaciones de Edward Snowden, y que la vigilancia masiva se ha citado como una preocupación importante en las aportaciones recibidas para los documentos iniciales, este problema se puede ver como el elefante que apareció dentro de la habitación, pero fue sacado rápidamente -por fuerzas adecuadamente poderosas- antes de la celebración del evento.

El documento sí afirma que “la vigilancia arbitraria y generalizada socava la confianza en Internet y la confianza en el ecosistema de gobierno de Internet” y que la cooperación – forzada o voluntaria – entre los estados y las empresas se lleva a cabo bajo la necesidad de que la “recopilación y tratamiento de datos personales por parte del Estado y los actores no estatales debe llevarse a cabo en conformidad con el derecho internacional sobre derechos humanos”, pero esto no aborda la protección de los derechos individuales que se vulneran de forma extraterritorial.

También se incluye un nueva petición a los Estados de la Resolución de la Asamblea General de la ONU de 2013 para la revisión de “sus procedimientos, prácticas y legislación en materia de vigilancia de las comunicaciones, intercepción y recogida de datos personales, incluida la vigilancia generalizada, la interceptación y recolección, con fin de defender el derecho a la privacidad al asegurar que la aplicación plena y efectiva de todas sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los derechos humanos”. Esto proporciona una oportunidad para la acción de seguimiento que los activistas de derechos deben perseguir firmemente.

Rendición de cuentas de IANA
Nos anima que el tema de la rendición de cuentas de la “Internet Assigned Numbers Authority” (IANA) será una parte integral de las discusiones sobre la transición de la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información (NTIA). Esperamos con interés la continuación del proceso una vez que se publiquen los términos del proceso de rendición de cuentas. Esperamos y confiamos en el desarrollo de un proceso neutral para examinar la transición responsable de IANA con la plena participación de todas las partes interesadas a nivel mundial y con la debida consideración a la importancia de la separación estructural entre los niveles político y operativo.

¿Qué se evitó?
La ausencia más notable en NETmundial, a pesar de varias presentaciones destacando esto como una preocupación, es un toque de atención para poner fin a la creciente militarización de Internet. Es evidente que este es un tema que debe ser asumido por el proceso de IGF.

NETmundial como proceso: Avances, lecciones y decepciones
Queremos expresar nuestro agradecimiento por el arduo trabajo que el equipo de la organización puso en el proceso NETmundial, en particular CGI.br y el presidente del evento, Virgilio A. F. Almeida, secretario de Política Informática del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil.

NETmundial representa grandes avances para la toma de decisiones entre las múltiples partes involucradas, construyendo sobre una base inclusiva que incluye múltiples partes interesadas, desarrollada durante ocho ediciones de la IGF, y proporcionando lecciones útiles para el futuro. Se necesitaba más tiempo y una mejor planificación para integrar las contribuciones – recibidas a través de una excelente plataforma en línea – en los documentos finales. También hubiera sido bueno utilizar el evento presencial para una mayor discusión en lugar de las sesiones de micrófono abierto en el que la mayoría de lo que se había dicho en línea se repite. La redacción del documento final también se podría haber hecho de una manera más sistemática, asegurando que las personas con los conocimientos necesarios estuvieran a disposición de los presidentes de los dos grupos de redacción (Principios y Plan de trabajo).

La decepción fue que al final, cuando el texto pre-final se presentaba al Comité Multisectorial de Alto Nivel, el proceso de repente se tornó muy familiar, ya que en el último minuto unos pocos gobiernos insistieron en cambios en el texto, pidiendo suprimir o modificar declaraciones con las que no se sentían cómodos. Entendemos que los representantes de gobiernos se vean limitados por instrucciones de sus capitales o por acuerdos existentes; pero si vamos a profundizar en la democracia de la gobernanza mundial de Internet, necesitamos encontrar maneras de ir más allá de estas limitaciones al completar dicho documento no vinculante, ya que sirven para limitar contribuciones e influencias más equilibradas de otros participantes.

Si los gobiernos poderosos, cuyas opiniones a menudo coinciden con las de algunas partes de la industria de Internet, todavía pueden ejercer un derecho de veto – aunque de manera informal – en el último minuto, nos queda un buen camino por recorrer hacia la gobernanza de internet plenamente inclusiva y democrática. Los procesos intergubernamentales a menudo se critican por producir acuerdos de consenso de mínimos. Los procesos de toma de decisiones democráticas, de múltiples partes interesadas deben esforzarse en evitar esto.

¿Y ahora qué?
Hay mucho que celebrar. Un grupo de muy diversos actores trabajaron juntos para producir un documento que tiene el potencial de crear un enfoque más robusto y orientado a los derechos humanos y al interés público en relación a la política de Internet y su gestión. El Gobierno de Brasil mostró la habilidad, liderazgo y profundo compromiso con los procesos inclusivos al estar dispuestos a ceder en una serie de cuestiones, muy especialmente sobre la neutralidad de la red.

La pregunta ahora es: ¿Y ahora qué? ¿Cómo continuar para implementar lo mejores aspectos del documento de NETmundial y ¿cómo fortalecer el IGF existente para desempeñar un papel en esto? La vigilancia es el lugar obvio para comenzar, con los gobiernos que hagan caso a la llamada a revisar toda la recopilación, procesamiento y la vigilancia de los datos personales para asegurar que estos procesos cumplen con las normas de derechos humanos, tales como los llamados “principios necesarios y proporcionados“. Promover atención a los temas alrededor del debate sobre la neutralidad de la red es oportuno, ya que dan paso a una serie de retos fundamentales en relación a los conflictos de intereses alrededor de la empresa privada y la promoción de la dimensión pública de Internet.

Por supuesto no podemos descansar hasta que, como dice la declaración, tengamos “acceso a Internet universal, con igualdad de oportunidades, asequible y de alta calidad”, para que todos podamos participar de manera más equitativa en el debate.

Fuente: Declaración de APC sobre NETmundial.

Projectos relacionados:
Fórum de Gobernanza de Internet (IGF)
Derechos en Internet son Derechos Humanos.

 Publicado por a las 5:52